8 de enero de 2015

Julia

Llegaste de sorpresa y contra todo pronóstico. No te voy a mentir, de entrada tuve mucho susto, tal vez porque, de verdad, ya no te esperábamos. Pero ese sentimiento duró poquito y supongo que debe ser común. De pronto te cae encima todo: la emoción, el miedo, la responsabilidad, los cambios... Pero lo más grande que cayó sobre todo eso fueron la inmensa felicidad y el amor instantáneo. En ese momento tuve la certeza de que ya no habría nada más importante.

Vas a llegar a una familia que te ama muchísimo. Tu papá es un tipazo, el mejor del mundo. Es guapo, divertido, inteligente, amoroso. Siempre tiene en la cabeza un proyecto nuevo. Ha estado al pendiente de ti desde que supo que venías. ¡Hubieras visto su cara de alegría y sorpresa! ¡Y cuando nos entramos de que eras niña! Sé que puedes confiar en él para lo que quieras. Para contarle tus planes y sueños. Para que te acompañe en las metas que quieras lograr. Tu papá siempre estará ahí para guiar y cuidar tus pasos. Estoy segura de que será el papá que te mereces. Un pilar en tu vida, el más importante, como lo es tu abuelo para mí.

Además, en casa tienes dos hermanos peludos. De este tiempo de espera, lo que más nos impacienta es verte interactuar con ellos. Son un par de consentidos, pero son buenos perritos y serán tu mejor compañía. Y también te darán algunas de las lecciones más importantes de tu vida. Figo y Tartán seguro se convertirán en tus mejores amigos y una de nuestras principales tareas será enseñarte a amarlos y respetarlos como seres vivos y como parte de tu familia. ¡No podemos esperar a que los conozcas!

Tienes también 4 abuelos que te esperan con muchísima emoción. Todos te han amado mucho desde que les contamos que venías. Se han preocupado porque tanto tú como yo tengamos lo mejor y estemos sanas y cómodas. Ya los conocerás a todos. Seguro te van a consentir de maneras que ni me imagino, pero está bien. Para eso son los abuelos, ya lo sabrás.

¡Y tienes suerte, Julia, porque tienes también bisabuelos! Más consentidores y más amor para ti.

Tienes muchos tíos, tías, primos y primas emocionados porque vienes. Varios se llaman Luis, pero no te preocupes, ya te irá quedando claro. ¡Y tienes un primito también en camino que nacerá unos días antes que tú! (Seguro se conocieron ya allá en el cielito, desde donde los mandaron). Todos han estado al pendiente de ti y nos chulean mucho en las fotos. Ha sido hermoso esperarte rodeada de su cariño y buenos deseos. El amor que te expresan sé los agradezco en el alma porque ellos son tu familia y eso, aunque suene trillado, es lo más importante en el mundo. Y créeme cuando te digo que tu familia es grande, grande, graaaaaaande. Te vas a divertir.

¡Y también estoy yo! Verás, tu mamá es un poco aprehensiva (tengo que trabajar este punto, por cierto), y me preocupo del mundo al que vienes a vivir. Te amo sin control y muero por platicarte, explicarte y aconsejarte muchas cosas... Esperarte ha sido una experiencia muy reflexiva. Me ha pasado por la mente todo: la realidad del mundo en que vivimos, los ejemplos que quiero darte, las cosas que debo cambiar. La vida, aunque yo no quiera, te presentará situaciones complicadas. Este planeta anda un poquitín de cabeza. Te va a tocar trabajar y espero que experimentar muchos cambios. Quiero que vivas en un mundo mejor y más justo. Quiero que corras menos peligros que los que escucho y sé que hay ahora. Que vivas segura para que puedas actuar libremente. Quiero que tomes las decisiones que se te den la gana, pero que te hagan crecer y ser feliz. Que no tengas culpas, que nada te ate. Que seas positiva para tu entorno. Que ames con mucha responsabilidad y, sobre todo, que te ames a ti primero y más que a nadie.

Seguro aplicaré el "te lo digo porque ya lo viví" y espero que entiendas que no lo hago para molestarte (aunque seguro lo pensarás), sino porque te quiero ahorrar golpes... Pero igual no puedo vivir en tus zapatos y te tocará darte. Y aquí estará tu mamá junto a ti para lo que necesites, no lo dudes.

Definitivamente el mundo es un lugar difícil, hija, pero vienes en camino y ya lo hiciste mil veces mejor.

Te amo.